Los fundamentos de la nación. Un relato desde las colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba

Conferencia de Jorge Fernández, Director del  Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana

Lunes 25 de octubre de 2021 a las 12.30 h
Aula B-0-3. Facultat de Belles Arts de San Carlos – Universitat Politècnica de València


El macro proyecto desarrollado por el Museo Nacional de Bellas Artes en la XIII Bienal de La Habana hizo que la institución colocara su observatorio en sus colecciones, pues desde la transversalidad se pusieron a dialogar obras creadas en disímiles momentos históricos, concebidas por artistas de diferentes generaciones. Un museo debe hacer corresponder sus estrategias museológicas con un relato de nación que se construye a través de superposiciones culturales y como fragmentos dispersos.

La posibilidad infinita. Pensar la nación fue el tema general de todas las exposiciones que se presentaron, desgajado a su vez en cinco grandes proyectos: Nada personal, Más allá de la utopía. Las relecturas de la historia, Isla de azúcar, El espejo de los enigmas. Apuntes sobre la cubanidad y Museos interiores, este tipo de trabajo reveló investigaciones hechas por nuestro equipo de curadores a partir de una axiología que incorpora múltiples saberes.

Cada una de las exposiciones marca su singularidad y, a la vez, se interconectan entre sí. [1] Nada personal es una reflexión desde el arte sobre la racialidad, un asunto que se comenzó a colocar en la escena del arte cubano desde los años 90. No obstante, las muestras precedentes se centraron solo en los artistas contemporáneos, mientras Nada personal propone una genealogía que viene desde la Colonia. Por su parte, Más allá de la utopía. Las relecturas de la historia resulta una epilogación que habla del correlato que puede existir entre la instauración de un símbolo y su deconstrucción desde el basamento que establecen las relaciones de poder: el acontecimiento histórico como motivación para la conversación intergeneracional.

  1. Salvo se indique lo contrario en la catalogación, todas las obras pertenecen a la colección del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba

Isla de azúcar muestra lo controversial que fue la industria azucarera en el crecimiento de este país. El suceso económico es presentado desde sus connotaciones políticas, sociales y culturales con una museografía fresca, que apuesta por conectar el testimonio con el arte. En El espejo de los enigmas. Apuntes sobre la cubanidad, que comenta los elementos fundacionales de la nación, conviven la literatura, el arte, la historia y otras disciplinas de las ciencias sociales para revelar nuestra formación como imagen del devenir. Finalmente, Museos interiores vuelve al coleccionismo, pero desde la mirada de los artistas.

El tesauro del Museo se removió y fue una oportunidad para que el público viera muchas piezas que llevaban tiempo en los almacenes. Presentar un propósito de trabajo como este nos permitió erigir nuestras propias colecciones en protagonistas y traer al presente conflictos no resueltos hasta la actualidad entre el arte, la sociedad y la política.

Jorge Antonio Fernández Torres (La Habana, Cuba, 1965)

Director del Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana.


Puedes descargar el cartel Aquí

 

 

Esta entrada ha sido vista por 33 visitantes.